ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/09 > De los bienes de pacotilla a los duraderos

Por la ampliación de la garantía de los objetos

De los bienes de pacotilla a los duraderos

Desde la crisis de 1929, los industriales fabrican cada vez más mercancías cuya longevidad es cada vez más limitada. El imperativo medioambiental implica ralentizar el consumo frenético de bienes. Pero ¿cómo cuestionar el pilar de un sistema respaldado por casi todos los Gobiernos? Una idea simple y aparentemente inofensiva podría abrir brecha.

por Razmig Keucheyan, septiembre de 2019

¿Cómo salir del consumismo? Ampliando el periodo de garantía de los objetos. Una simple constatación justifica esta propuesta: el 80% de las mercancías averiadas dentro del periodo de garantía se devuelven al vendedor o al fabricante para su reparación. Por supuesto, la proporción varía según el caso: nos aferramos menos a una impresora que a un reloj y esperamos que este último dure más tiempo, incluso cuando ambos cuestan lo mismo. Esta cifra poco conocida, pese a representar una estimación global, indica que la aplastante mayoría de los consumidores hace valer su derecho cuando se presenta la ocasión.

Ahora bien, en cuanto expira el periodo de garantía, el porcentaje de reparaciones desciende a menos de la mitad –no llega a un 40% en el caso de aparatos eléctricos y electrónicos, por ejemplo–. Con o sin razón, el comprador considera entonces que es más práctico y/o menos costoso comprar una tostadora nueva (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.