ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/09 > En Sudán manda el “Estado profundo”

Frágiles concesiones al movimiento democrático

En Sudán manda el “Estado profundo”

Por primera vez desde hace décadas, los militares sudaneses deben compartir el poder con los civiles que predominan en el Consejo Soberano, establecido el 21 de agosto. Una transición de 39 meses debe conducir a una Constitución democrática.

por Gérard Prunier, septiembre de 2019

El pasado 4 de junio, hombres armados, que supuestamente actuaban en nombre del Estado, dispersaron a los civiles reunidos desde hacía cerca de dos meses delante de la sede del cuartel general de las Fuerzas Armadas de Sudán (FAS) en Jartum. La represión, que ha provocado la muerte de entre 130 y 150 manifestantes, impacta por su magnitud en un África árabe en ebullición.

Desde junio de 1989, Sudán, país bisagra entre África y Oriente Próximo, se encontraba en manos de un grupo islamista que llegó al poder mediante un golpe de Estado militar. Aunque el país sufría entonces las consecuencias de la Guerra Fría, los sudaneses ya se enfrentaban por razones culturales profundas. El Gobierno islamista, liderado por Omar al Bashir, buscó durante años promover un programa fundamentalista revolucionario global que se suponía que pondría fin a la “guerra religiosa” entre el Norte (mayoritariamente musulmán) y el Sur (mayoritariamente cristiano). (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.