ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/05 > Brotes prematuros de la primavera de Lhasa

Pekín entrampado entre el Tíbet y la "comunidad internacional"

Brotes prematuros de la primavera de Lhasa

A menudo surgen algunas personalidades mediáticas más budistas que el más budista de los budistas, el Dalai Lama. Exigen la independencia del Tíbet y el boicot de los Juegos Olímpicos, cuando el jefe de los tibetanos reclama desde el exilio la autonomía y rechaza toda posibilidad de boicot. Las violencias en Lhasa provocaron varias decenas de muertos entre los monjes y los civiles tibetanos pero también entre los han y los hui. Según sus métodos habituales, Pekín aplica una política de cierre y represión.

por Mathieu Vernerey, mayo de 2008

La represión de las manifestaciones en el Tibet en marzo de 2008 conmovió a la opinión pública mundial. Durante dos semanas, miles de personas salieron a las calles, primero en Lhasa, luego en otras ciudades, enarbolando la bandera del Tíbet y coreando consignas independentistas: un manifiesto rechazo a sesenta años de dominación china.

De todas formas, la presencia de monjes en la vanguardia del frente de protesta suscitó dudas acerca de la naturaleza de este movimiento, reiteradamente descrito como una sublevación budista. La represión fue sin lugar a dudas salvaje, pero la inédita violencia de muchos manifestantes hizo trastabillar también la imagen de una lucha mundialmente considerada no violenta. Entre los blancos de estos “insurgentes” hubo civiles chinos han y musulmanes hui, lo que podía dar la impresión de una revuelta con motivaciones étnicas o religiosas.

Simbólicamente, las manifestaciones se materializaron el 10 de marzo, fecha del aniversario del levantamiento nacional de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.