ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2020 > 2020/03 > Bienvenidos a Wakaliwood

El Hollywood ugandés

Bienvenidos a Wakaliwood

En Uganda, en un barrio pobre de Kampala, un director autodidacta inventa un cine improvisado e imaginativo. Rodadas sin casi medios y con humor, sus películas, en las que participan niños y vecinos, aúnan ansias de justicia social y entretenimiento, fantasía desbordante y sentido de la observación documental.

por Daniel Paris-Clavel, marzo de 2020

En 2005, Feeling Struggle, de Hajj Ashraf Ssemwogerere, que narra el destino de una niña robada a sus padres para un sacrificio ritual, se convierte en la primera película ugandesa. En ese país, las salas de cine se reducen a un local cualquiera, sillas, una pantalla de televisión y una videocasetera; pero, pese a la absoluta falta de medios e infraestructuras, el “Kinna-Uganda” (cine ugandés) se va desarrollando. No obstante, su reconocimiento sigue limitado a las clases sociales más acomodadas: mientras que cerca de la mitad de la población sobrevive por debajo del umbral de la pobreza, los temas “neorrealistas” apreciados por los cineastas locales no tienen ningún éxito entre un público que básicamente busca evadirse de sus penurias cotidianas.

Unas décadas antes, precisamente en las “salas de cine” de los villorrios y chabolas que formaban el barrio de Wakaliga, al sur del centro de la ciudad de Kampala, Robert Kizito, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.