ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/07 > Autocríticas catódicas en China

Autocríticas catódicas en China

El presidente Xi Jinping no ha dejado de reforzar su poder desde que se situó a la cabeza del Partido Comunista chino a finales de 2012. En nombre de la lucha contra la corrupción, aparta a cualquier persona sospechosa de cuestionar la autoridad del Partido siguiendo el antiguo método de las confesiones públicas, que se puso de moda durante la Revolución Cultural. Pero en la actualidad, las confesiones tienen lugar ante el objetivo de las cámaras.

por Zhang Zhulin, julio de 2016

Xu Qin, presentado como uno de los hombres más ricos de China, no habría sido más que un estafador. Al igual que el estadounidense Bernard Madoff, lo esencial de su fortuna no se debería más que a un “esquema de Ponzi”. En cualquier caso es lo que él mismo “confesó” el 16 de mayo de 2016 no ante algunos policías o ante un juez, sino en la cadena privada Dragon TV. Desde 2013, estas confesiones han pasado a ser habituales. No menos de una decena de personalidades, actores o periodistas, empresarios o abogados, chinos u occidentales, han pasado por la Televisión Central de China (CCTV, un grupo estatal dueño de varias cadenas) en la franja horaria de máxima audiencia para presentar sus disculpas tanto al partido como al país.

Las confesiones más rocambolescas fueron las de Gui Minhai, un chino-sueco accionista de una famosa librería de Hong Kong, Causeway Bay Books, (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.