ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/09 > Alarma sobre el teléfono móvil

Los temores ignorados por los expertos

Alarma sobre el teléfono móvil

En dos décadas, el uso del teléfono móvil se ha propagado como reguero de pólvora. Sin embargo, ciertos estudios demuestran que su utilización prolongada o la exposición a las emisiones de las antenas de transmisión podrían tener consecuencias nefastas en la salud. Estos argumentos son refutados por una industria que, frente a intereses económicos planetarios, parece haberse salteado el principio de precaución. Los poderes públicos están ‘ausentes’ del debate.

por Philippe Bovet, septiembre de 2005

El teléfono móvil apa­reció en 1984. A finales de septiembre de 2004 los usuarios en Francia ascendían a 42,8 millones frente a tan sólo 16,2 millones seis años antes. Pero en septiembre de 2003, un estudio del instituto holandés TNO demostró que 45 minutos de exposición a una radiación de 0,7 V/m (voltios por metro) emitida por la telefonía móvil tienen efectos nefastos sobre la salud. Dos asociaciones –Por una Reglamentación de las Ins­talaciones de Antenas de Trasmi­sión de Telefonía Móvil (Priartem, su sigla en francés) y Agir pour l’environnement (Actuar por el medio ambiente)–, que intentan re­gular el desarrollo de la tecnología ina­lámbrica, pidieron entonces al Ministerio de Salud que realizara un estudio similar al de TNO. Nun­ca han tenido respuesta.

Este ejemplo, entre otros, de­lata la asombrosa pasividad de los ­poderes públicos respecto a la regulación de esta tecnología. Sin em­bar­go, se han realizado numerosos estudios sobre animales y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.