ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/09 > Una “guerra sucia” en el Sinaí a la que no se la llama por su nombre

De Egipto a Irak, el caos se instala allá donde los Estados se retiran

Una “guerra sucia” en el Sinaí a la que no se la llama por su nombre

El 14 de agosto de 2013, en El Cairo, tras la destitución del presidente Mohamed Morsi, fueron asesinados no menos de ochocientos partidarios de los Hermanos Musulmanes, “una de las mayores masacres de manifestantes de la historia”. En el Sinaí, la población paga el precio de la guerra que libran las milicias yihadistas y el ejército egipcio.

por Ismail Alexandrani, septiembre de 2014

Mohammed Youssef Tabl tenía 31 años. Fue abatido por un soldado egipcio cerca de la ciudad de Sheikh Zuwayyid, treinta kilómetros al este de El Arish, en el Sinaí. Miembro de una misión oficial encargada de reunir información sobre la situación en la región, era conocido y su muerte no pasó desapercibida. La simpatía y la solidaridad ayudaron a su familia y amigos a contener la furia. Otras miles de víctimas anónimas no tuvieron la misma suerte. Tabl se movía en el medio urbano e instruido de El Arish, mientras que la población de esa zona limítrofe con Israel es esencialmente beduina, marginada, estigmatizada. Víctima de la política de tierra arrasada que se ha llevado a cabo allí, Tabl sólo tomó las armas de manera obligada y forzada.

En enero de 2011, cuando en casi todo Egipto estalló la “revolución”, El Arish, capital de la gobernación del Sinaí del Norte, no (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.