ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/12 > Una cotización social para la información

Una cotización social para la información

por Pierre Rimbert y Sébastien Rolland, diciembre de 2014

En 2012, la Dirección General de los Medios de Comunicación e Industrias Culturales de Francia (DGMIC) censaba 112 publicaciones nacionales de información general y política, y 398 diarios locales de la misma categoría de un total de 4.726 publicaciones editadas en Francia (1). Por comodidad, supongamos un perímetro del Servicio limitado a esos 510 títulos.

En 2013, el volumen de facturación del sector de interés general ascendía a cerca de 4.000 millones de euros, es decir, 1.220 millones para la prensa nacional y 2.720 millones para la prensa local (2). Para evitar reconstituir la estructura de los costes a partir de cifras y datos muy heterogéneos, se admite que los resultados de este conjunto están en equilibrio (en realidad son levemente beneficiarios) y por lo tanto que el importe total de los costes iguala al de los beneficios, es decir 4.000 millones de euros.

Teniendo en cuenta la supresión de las ayudas a la prensa en nuestro modelo, conviene agregar a esta suma el total de las ayudas que benefician al sector de interés general, es decir 791 millones de euros (3).

El coste total de la prensa de interés general asciende así a 4.791 millones de euros, que se descomponen en 800 millones de masa salarial periodística (4) a cargo de las empresas de prensa y el rendimiento de las ventas, y en 3.981 millones de euros, redondeados a 4.000 millones, de necesidades de financiamiento del Servicio.

Esta necesidad de financiamiento de 4.000 millones está alimentada por tres fuentes: la porción del importe total de las ventas (2.530 millones de euros) (5) que no sirve para financiar a los periodistas, es decir 1.780 millones de euros (2.530 - 800); los ahorros conseguidos mediante la eliminación de actividades comerciales ahora desprovistas de sentido –servicios publicitarios, envío postal de las páginas de publicidad, gastos de marketing, etc.– que podemos estimar en un 10% del volumen de facturación, es decir 400 millones de euros; y por último, la cotización para la información. Esta debe por lo tanto recaudar 1.870 millones de euros, redondeados en 1.900, una cifra que se puede comparar con el rendimiento de la contribución al sector audiovisual público: 3.500 millones de euros.

Como las demás cotizaciones, la cotización para la información tiene teóricamente como base el “valor añadido por el trabajo del año tal y como se mide en el PIB, la suma de los valores agregados de empresas y administraciones” (6). Con 1,9 billones de euros de valor añadido en 2013 para la economía francesa, por ejemplo, el tipo de interés global asciende al 0,1%. En la práctica, el importe se calcula a partir de los salarios; su cobro en las empresas y en las administraciones se efectúa a través de las Uniones de Cobro de las Cotizaciones de Seguridad Social y de Subsidios Familiares (URSSAF, según sus siglas en francés), que lo transfieren a la Caja de Información.

(1) Dirección General de los Medios de Comunicación e Industrias Culturales de Francia, Tableaux statistiques de la presse. Presse écrite, chiffres définitifs, 2012, Ministerio de Cultura y Comunicación, París, 2013. No se han tenido en cuenta los periódicos de anuncios clasificados.

(2) DGMIC, Enquête presse 2013, chiffres provisoires, Ministerio de Cultura y Comunicación, París, 2014.

(3) Esta abolición supone, por ejemplo, que el IVA al 20% se restablece para el conjunto del sector de la prensa, incluyendo a la prensa de entretenimiento. Los 791 millones de euros son calculados por la suma de: el 96% de los fondos del programa 180 del presupuesto de 2013, es decir, 379 millones de euros (informe anual del rendimiento 2013 [RAP, según sus siglas en francés], pág. 9); 20 millones de euros del programa 103 (según el informe del Tribunal de Cuentas de Francia de 2013, pág. 36); el 40% de los 270 millones de ayudas indirectas con un IVA a un tipo de interés muy reducido (según el RAP 2013), es decir, 108 millones de euros; el 47% (porcentaje de los pases de prensa de información general y política dentro del total de los pases de prensa, según el informe del Observatorio francés de las prácticas de prensa en “Les journalistes détenteurs de la carte de journalistes professionnels en 2012” [septiembre de 2013, pág. 8], sabiendo que el porcentaje de esta categoría en la prensa de revistas es del 14,5% [según el informe Xerfi, “La presse magazine”, 2014, pág. 36]) de los 60 millones de euros de exoneración por gastos profesionales, es decir, 28 millones de euros; y 256 millones de euros de ayudas postales (informe del Tribunal de Cuentas 2013, pág. 180).

(4) Calculados como sigue a partir de los datos de la Comisión francesa de pases de prensa de los periodistas profesionales (CCIJP, según las siglas en francés) de 2013: 9.000 contratos con duración indeterminada y una remuneración media de 3.701 euros brutos mensuales, 660 contratos con duración determinada y una remuneración media de 2.440 euros brutos mensuales. 1.661 freelances remunerados con 2.162 brutos mensuales, el total sobre trece meses se multiplica por 1,45 para pasar del bruto al súper bruto (que incluye las cotizaciones patronales). Es decir, 726 millones de euros, redondeados en 800 millones.

(5) DGMC, Enquête presse 2013, op.cit.

(6) Bernard Friot, L’Enjeu du salaire, La Dispute, París,2012.

Pierre Rimbert y Sébastien Rolland

Pierre Rimbert es Redactor jefe de Le Monde diplomatique.