ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/12 > Salvar el género humano, no únicamente el planeta

La causa ecológica y la causa antropológica

Salvar el género humano, no únicamente el planeta

¿Resultaría más fácil cuestionar nuestros modos de consumo que nuestros modos de producción? Si bien ya nadie ignora la amplitud de la crisis medioambiental a la que se enfrenta la humanidad, la crisis de civilización que la acompaña continúa, por su parte, poco identificada. Sin embargo, salir de este estado de impotencia sólo será posible con la condición de diagnosticarla claramente y de valorarla en toda su gravedad.

por Lucien Sève, diciembre de 2011

El planeta Tierra, modo de decir nuestro hábitat natural, se encuentra mal hasta un punto alarmante. La conciencia de esto se ha difundido considerablemente, y ya no hay grupo político que no incluya al menos en su discurso la causa ecológica. El planeta-Hombre, modo de decir el género humano, se encuentra mal hasta un punto igualmente alarmante. No hay conciencia de la gravedad de esto y no existe grupo político alguno que siquiera mencione, en términos de igualdad con la causa ecológica, la causa antropológica. Pasmoso contraste, que tratamos de entender aquí.

Pregunten a los menos politizados qué es la causa ecológica. Seguro que sabrán decirles que el calentamiento del clima debido a los gases de efecto invernadero nos hace entrar en una era de catástrofes, que la contaminación de la tierra, el aire y el agua alcanza en muchos lugares niveles insoportables, que el agotamiento de recursos no renovables esenciales (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.