ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/03 > ¿Qué hace Alemania en Afganistán?

La población cuestiona el papel del ejército

¿Qué hace Alemania en Afganistán?

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) no logra imponerse en Afganistán, a pesar de los masivos refuerzos estadounidenses. A raíz de la Cumbre de Lisboa de noviembre pasado, tiene hasta 2014 para ceder sus poderes al ejército y a la policía afganos. La antigua operación de “asistencia a la seguridad”, convertida en una auténtica guerra, atormenta a los dirigentes y a la opinión pública de los países europeos, que intentan “dar marcha atrás”. El debate sobre la renovación del mandato del contingente alemán –el tercero de la coalición– remite a los fundamentos de la política nacional alemana.

por Philippe Leymarie, marzo de 2011

Estamos consternados. Comprendimos que escondían cosas. Nada estaba claro: ni la cantidad de muertos, ni los cuerpos desplazados…”. Citha Maass, especialista en política alemana en Afganistán en el Instituto Alemán de Política Internacional y Seguridad (SWP), se encontraba en Afganistán, en el marco de una misión oficial, ese 4 de septiembre de 2009 cuando uno de los jefes del contingente alemán en el seno de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (FIAS) solicitó a la aviación de la OTAN bombardear dos camiones cisterna desviados por los rebeldes. El oficial superior había pretextado un peligro para los soldados alemanes si hubieran tenido que recuperar esos vehículos por vía terrestre.

Lo que enseguida se denominó “el error de Kunduz” causó la muerte de 142 afganos, en su mayoría civiles, y quebró la imagen que Alemania deseaba dar. Durante mucho tiempo se había negado la dimensión propiamente militar de su compromiso, presentado (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.