ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/07 > Prisiones de la muerte

Prisiones de la muerte

julio de 2004

Ha aparecido un nuevo elemento contra el Estado hondureño: los muertos en centros de detención. Decenas de jóvenes sospechosos encarcelados han muerto en condiciones poco claras mientras estaban bajo vigilancia de la policia y de guardias de la prisión. Aunque al principio este fenómeno no conmovió a mucha gente, en abril de 2003 pareció haber alcanzado el punto de no retorno. Ese día en el centro penal de El Porvenir, cerca de la ciudad de La Ceiba, en la costa atlántica del país, 58 detenidos, casi todos miembros de la mara 18, fueron quemados vivos o abatidos en condiciones que la justicia acaba de dilucidar.

A despecho de una versión oficial que habla de enfrentamientos entre pandilleros (armados hasta los dientes, cuando se encontraban recluidos...) y de un repentino foco de incendio en una celda, la culpabilidad de policías y militares aparece ahora evidente en lo que se parece a una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.