ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/06 > ¿Patentar la información genética?

¿Patentar la información genética?

por Franz Manni, junio de 2008

El ADN se compone de cuatro elementos que se repiten, siempre iguales, como un idioma compuesto por un alfabeto de cuatro letras. Los genes y las palabras de ese idioma pueden cambiar de función –o, si se afina la metáfora, de sentido– si se introducen artificialmente cambios en la secuencia. “CAJA” difiere de “FAJA”, y “¡BAJA!” ya no es funcional si se escribe “¡AJAB!”. La ingeniería genética consiste en cambiar, suprimir, agregar letras (secuencias de ADN) y después observar las cualidades de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM): un tomate más jugoso, una soja que necesita menos agua, un tulipán negro... Y, gracias a las patentes, gozar de una fuente inagotable de ganancias.

La patente no confiere ningún derecho de propiedad pero permite prohibir a los competidores el uso de la secuencia de ADN que produce la modificación buscada. Se autoriza una patente a condición de que esas secuencias reúnan las tres (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

DossierDetrás de la ciencia, un filón comercial

Una disciplina punta, la genética, afecta a las bases mismas de la vida. Una tecnología invasora, Internet, transforma poco a poco la actividad humana. La confluencia de ambas acaba de producirse. Los inversores se regodean al respecto, mientras que los científicos discrepan.
  • Detrás de la ciencia, un filón comercial

    Una disciplina punta, la genética, afecta a las bases mismas de la vida. Una tecnología invasora, Internet, transforma poco a poco la actividad humana. La confluencia de ambas acaba de producirse. Los inversores se regodean al respecto, mientras que los científicos discrepan.
  • Genética personalizada, ¿realmente vale la pena?

    Catherine Bourgain
    Tras haber colgado en Internet las publicaciones profesionales, los estados de ánimo y la lista de sus amistades, el “homo digital” soñaría con “compartir” en la red sus datos médicos personales…y su información genética.

    Recuadro: Léxico

  • ¿De quién es el ADN?

    Franz Manni
    Las tres letras ADN sufren las consecuencias de un “contexto” indiscutiblemente menos favorable que las letras LSD en sus tiempos de gloria. Aluden a una sustancia inquietante, misteriosa, casi inmaterial... Y sin embargo: cada célula de nuestro cuerpo contiene dos moléculas de ADN.

    Recuadro: Los límites “del fichado”

  • El proyecto del “National Geographic”

    Pierre Darlu
    Según el matemático Saharon Rosset, la humanidad se habría dividido hace aproximadamente cien mil años en África en dos ramas que no habrían tenido contacto durante los cincuenta mil años siguientes. Estos resultados se basan en datos recolectados por el proyecto Genographic.

    Recuadro: El nuevo elixir

  • La inocencia, gracias al ADN

    Marie Agnès Combesque
    Iniciado en Nueva York en 1992, el proyecto Inocencia ha logrado la libertad de 216 detenidos, 16 de los cuales estaban condenados a muerte, recurriendo a los análisis de ADN. Esto ha contribuido a hacer dudar a la opinión pública estadounidense respecto de la pena capital.