ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2014 > 2014/08 > Nada detiene al movimiento obrero en Egipto

Represión del poder, división de los sindicatos

Nada detiene al movimiento obrero en Egipto

La reciente subida de los precios, a causa de los recortes a las subvenciones a los productos de primera necesidad, ha provocado un fuerte descontento en Egipto. Al finalizar el ramadán, las luchas obreras podrían reverdecer.

por Moustafa Bassiouni, agosto de 2014

La ola de huelgas de febrero de 2014, que forzó la renuncia del gobierno de Hazem el Beblawi, debería haber representado un importante avance para el movimiento obrero egipcio. Por primera vez desde el 3 de julio de 2013, día de la expulsión del presidente Mohamed Morsi (Hermanos Musulmanes), se produjeron huelgas de gran magnitud en los servicios públicos y en el sector industrial del Estado: los empleados textiles, del transporte y el servicio de limpieza se unieron a los del correo, el sector de la sanidad y la justicia. A lo que se sumaron decenas de huelgas y otras iniciativas en el sector privado. Sólo en el mes de febrero de 2014, el Centro El Mahrousa para el Desarrollo Socioeconómico registró más de un millar de sentadas, huelgas o manifestaciones, con más de doscientos cincuenta mil huelguistas, frente a menos de cincuenta acciones reivindicativas en enero y menos de (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.