ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/06 > Los pobres nos chupan la sangre

Los pobres nos chupan la sangre

junio de 2007

En 1984, el texano Phil Gramm, que había abandonado las filas demócratas para apoyar la reelección de Reagan, puso los puntos sobre las íes: “Hay dos categorías de estadounidenses: los que tiran de los vagones y los que viajan en su interior sin pagar, los que trabajan y pagan los impuestos, y los que esperan que el Estado se haga cargo de ellos”. Para quien desea poner en tela de juicio el “Estado providencia” resulta más eficaz no atacarlo frontalmente, sino a través de quienes estarían aprovechando de sus beneficios sin merecerlo.

Sarkozy hizo de esa vieja receta estadounidense uno de los mejores recursos de su campaña. Ya en 2002 repetía hipócritamente una pregunta razonable, surgida de los sectores populares: “¿Cuántas veces nos han dicho durante nuestros recorridos, cómo es posible que ese hombre que nunca ha trabajado en su vida, que está siempre cobrando el seguro de desempleo o que (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Acceso gratuito a nuestros contenidos hasta el 12 de abril debido a la situación excepcional provocada por el COVID-19.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.