ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/01 > Los bellos fantasmas de la revuelta

Creer en el fin de un mundo

Los bellos fantasmas de la revuelta

Aunque el mundo no se terminó el pasado 21 de diciembre como algunos pensaban porque una leyenda maya así lo diagnosticaba, la creencia en que nuestro mundo tiene un final apocalíptico es permanente. Siempre ha habido milenarismos. Porque el milenarismo nace de la fe. Vinculado al tema del apocalipsis, reposa, según su interpretación cristiana, en la creencia en el advenimiento del reino de Dios en la Tierra, o sea del reino de la justicia y de la igualdad.

por Evelyne Pieiller, enero de 2013

El fin del mundo previsto por el calendario maya ha tenido un curioso éxito. Evidentemente, no parece que la población mundial se haya dejado llevar masivamente por el pánico al aproximarse el 21.12; incluso se puede señalar que las fatídicas fechas han suscitado en Francia un cierto humor sarcástico: “Y tú, ¿qué haces para el fin del mundo?”, preguntaba moderadamente un anuncio, mientras las noches parisinas hacían alarde de una insolencia tónica, desde el F*ck les Mayas – La soirée des optimistes (A la mier... los mayas – La noche de los optimistas) de la Gaîté-Lyrique hasta el Last Dance de la Villette. Hechos que no impiden que, en cambio, nos maravillemos ante la repercusión de esta profecía. ¿Por qué diablos tanto eco?

Ciertamente es difícil no relacionar la preocupación generalizada en los países afectados por la “crisis” y la atención, aunque sea satírica, prestada a una predicción que en otros (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.