ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2018 > 2018/11 > ¿La elocuencia o la labia?

Educación

¿La elocuencia o la labia?

Expresarse bien es, desde hace mucho tiempo, una señal de distinción social y un instrumento de poder. En boga en la actualidad, aprender a hablar en público muestra diversos objetivos, desde la celebración de la labia hasta la búsqueda de una expresión liberada de sus impedimentos, pasando por la eficacia en el ámbito del management.

por Olivier Barbarant, noviembre de 2018

La “literatura” es (relativamente) joven. Durante mucho tiempo, esta solo fue concebida como una prolongación de la retórica, es decir, de un conjunto de reglas y técnicas que constituyen el arte de hablar bien: la elocuencia. Se trataba de dar a conocer sus metas (convencer, agradar, emocionar…) y las categorías con las que lograrlas: el arte de encontrar los argumentos (invención) y de distribuirlos (disposición), de emplear las palabras justas (elocución), de pronunciarlas y escenificarlas (acción) y, con este fin, de retenerlas (memoria). Era una herencia de los romanos (de Cicéron, en particular), cuyos alegatos y discursos fueron modelos duraderos, enseñados, por ejemplo, en los colegios jesuitas. Las obras del siglo XVII llevan su marcada impronta.

La “literatura” se reafirmará entrando en conflicto con este modelo ancestral. Cuando, en 1800, Germaine de Staël publica con rotundo éxito su ensayo significativamente titulado De la littérature (La literatura y su relación con la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.