ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2012 > 2012/01 > La compensación de CO2, un árbol que oculta el bosque

Dispositivos medioambientales poco preocupados por la subsistencia de las poblaciones

La compensación de CO2, un árbol que oculta el bosque

Un municipio mexicano ubicado en un territorio con una biodiversidad excepcional había adoptado un programa nacional que pretendía preservar al mismo tiempo las riquezas naturales y los medios de existencia de la comunidad. Siete años después, ha tenido que tirar la toalla. Su experiencia pone de manifiesto las obligaciones en ocasiones aberrantes que se imponen a las poblaciones en nombre de la lucha contra el cambio climático.

por Anne Vigna, enero de 2012

“Es ella”. Arcenio Osorio nos señala con el dedo la inmensa montaña que domina la aldea de Santiago Lachiguiri, en el estado mexicano de Oaxaca, istmo de Tehuantepec. “Ella da de beber a todas las ciudades de la región y para nosotros, los zapotecos, es sagrada. Queríamos protegerla de manera oficial”, agrega el secretario de la Asamblea Comunitaria, una estructura tradicional electa que organiza la población de la aldea. Los ocho mil habitantes del municipio siempre participaron en la preservación de “su” Cerro de las Flores. Por otra parte, la Comisión Nacional de las Áreas Naturales Protegidas (CONANP) clasificó su “biodiversidad excepcional”, debida “a la excelente conservación de los ecosistemas”.

Abajo, en los pequeños valles, crece el café de cultivo biológico. En las laderas de las montañas, se suceden árboles y sembradíos de maíz. Tras largas horas de caminata y escalada, se accede a bosques de pinos, al pie de los (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.