ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/08 > Jean-Luc Godard, el rebelde

Un cineasta que no se parecía a ningún otro

Jean-Luc Godard, el rebelde

En el momento en que una de las principales obras maestras de Jean-Luc Godard, Histoire(s) du cinema (Historia[s] del cine), se edita finalmente en DVD en Francia, recordamos a uno de los más grandes creadores de nuestro tiempo, muy distinto del “enfant terrible” de la Nouvelle Vague. Un cineasta para quien el arte es también un combate, una permanente insurrección. Él ha conmocionado el lenguaje cinematográfico hasta el punto de que en la historia del séptimo arte se puede dividir en un antes y un post Godard.

por Guy Scarpetta, agosto de 2007

Extraña situación la de Jean-Luc Godard: todo el mundo lo conoce, y casi nadie le otorga el menor interés a sus nuevas películas. Para el gran público se ha impuesto la imagen de una suerte de Sócrates del cine, del cual se esperan, con ocasión de una entrevista o una conferencia de prensa, frases memorables o fulgurantes, como “El cine crea memoria, la televisión crea olvido”; “No es una imagen justa, es justamente una imagen”; “La cultura es la regla; el arte es la excepción”. Existe incluso una leyenda de Godard, que le otorga un estatus casi mítico. Fue él quien, en los años sesenta, llamaba a los técnicos de la Confederación General del Trabajo (CGT) a sabotear las intervenciones televisadas del general De Gaulle. Quien, cuando el poder gaullista quería despedir a Henri Langlois de la Filmoteca francesa –de la cual había sido creador y animador–, se puso a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.