ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/08 > Habla un jefe de las FARC...

Secuestrado, condenado y liberado contra su voluntad

Habla un jefe de las FARC...

Decidido a obtener la liberación de Ingrid Betancourt, prisionera desde febrero de 2002 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Nicolas Sarkozy dialogó, a comienzos de mayo pasado, con su homólogo colombiano Álvaro Uribe. A petición –al parecer– del presidente francés, y con el propósito de obligar a la guerrilla a un “intercambio humanitario” bajo condiciones impuestas por su Gobierno, Uribe tomó entonces una decisión espectacular: liberó a Rodrigo Granda, considerado el “Ministro de Relaciones Exteriores de las FARC”, a quien sus servicios secretos habían secuestrado clandestinamente en Caracas hace dos años y medio.

El 19 de junio pasado, Granda fue autorizado a viajar a Cuba “para realizar gestiones en favor de la paz”. Desde entonces, se ha negado a establecer cualquier contacto con la prensa internacional, con una sola excepción: Le Monde diplomatique. En su residencia secreta de La Habana, Granda recibió a nuestro jefe de redacción, a quien confió, en exclusiva mundial, su análisis de los recientes acontecimientos.

por Maurice Lemoine, agosto de 2007

Caracas, 13 de diciembre de 2004, 15:55 horas. La ­secuencia parece ­filmada en Hollywood: teléfono móvil en mano, Rodrigo Granda sale de un café cercano a la estación de metro de Bellas Artes. Empujones. Un grupo de hombres lo obliga a subirse a un jeep Cherokee. Le colocan una capucha en la cabeza y esposas en las manos detrás de la espalda. Por su acento paisa, Granda adivina la presencia de dos colombianos. En el asiento trasero, lo rodean dos venezolanos. Tras un corto trayecto, lo encierran brutalmente en el maletero de otro automóvil. Una carretera interminable. Varios cambios de vehículo –y de maletero– en medio de la noche. Hasta la frontera...

A la mañana siguiente, el 15 de diciembre, el comandante de la policía colombiana, Jorge Daniel Castro, anunciaba que sus hombres habían capturado “en Cúcuta, Colombia”, a un “pez gordo” de las FARC, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Granda (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.