ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/08 > El fantasma de Occidente paraliza el pensamiento

El fantasma de Occidente paraliza el pensamiento

La Administración norteamericana, que basa su visión del mundo sobre el “choque de civilizaciones”, se sirve de ella también como de un yugo para tener sus aliados. Ya se trate del relanzamiento de los no alineados del Sur o de los desafíos planetarios ligados al medio ambiente, el espantapájaros del terrorismo conduce a la izquierda a la posibilidad de exponerse a sobresaltos inéditos.

por Denis Duclos, agosto de 2007

Tomada como un todo, lo que va quedando de la política occidental puede resumirse, querámoslo o no, en su expresión más cruda: la guerra que hace seis años lleva adelante el presidente de Estados Unidos George W. Bush contra el “terrorismo internacional”, y sus traducciones en términos de ocupaciones militares en Oriente Próximo. Que no dejan de conformar un “todo” dentro del imaginario de Occidente. Puede darse indirectamente, por el hechizo paralizante que produce el tema del peligro del “fascismo islámico”, que recubre con su manto prácticamente todas las cuestiones cruciales a las que se enfrenta el mundo.

Este efecto hipnótico parece reforzarse en la periferia del imperio, especialmente en Europa. Mientras que en el corazón del sistema, empieza a desvanecerse: con la preparación de las elecciones primarias previas a la presidencial estadounidense de noviembre de 2008, la palabra se libera, y aparecen entre los candidatos demócratas y republicanos ciertas posturas (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.