ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/09 > Infiltrado en el corazón de la policía brasileña

Infiltrado en el corazón de la policía brasileña

Para comprender el origen de la violencia de la policía militar del estado de Río de Janeiro, la importancia que tiene su curso de formación y la ideología en la que se basa, el periodista brasileño Raphael Gomide aprobó una oposición y, en 2008, lo admitieron como recluta. Así compartió, desde dentro, sin filtros, la vida diaria de estos hombres que, a cambio de trescientos euros al mes, se enfrentan a la muerte, pero que también la causan con demasiada frecuencia.

por Raphael Gomide, septiembre de 2009

Desde esta mañana soy, técnicamente, policía militar, después de siete meses de selección. El sudor me corre por el rostro, bajo mi camiseta blanca y recorre mis piernas debajo de los vaqueros. Hace 33º C, a las 10:45 hs., bajo el duro sol de Río. Al lado de otros muchachos, algunos de los cuales tienen casi 30 años y el cabello cortado al rape, estoy allí desde hace más de tres horas. Permanecer de pie y en formación militar, en posición “firme” o de “descanso”, constituye la primera prueba para los cuatrocientos cincuenta nuevos reclutas. Seguiremos así, en fila o corriendo, hasta las 14:30 hs. Siete horas bajo el sol, sin alimentarnos. Apenas unas breves pausas para tomar agua.

Ya a las 8:15 hs., con el rostro ceniciento, un candidato balbuceó que se sentía mal. Tambaleó. Al impedir la circulación de la sangre, la inmovilidad puede provocar mareos. “¡Sólo muévanse para (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.