ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/04 > En Argentina, regímenes temporales y corrupción permanente

Las derivas del kirchnerismo han abierto la vía al regreso de las recetas liberales

En Argentina, regímenes temporales y corrupción permanente

América Latina no ha esperado al monumental escándalo que agita el conjunto del sistema político brasileño para descubrir los daños de la corrupción. Desde hace mucho tiempo, el fenómeno pesa sobre Argentina. Tanto en este ámbito como en los demás, el nuevo presidente Mauricio Macri promete un cambio, que comienza por un importante giro a la derecha.

por Carlos Gabetta, abril de 2016
JPEG - 75.5 KB
Selçuk

El pasado octubre, al cabo de tres gobiernos peronistas en versión “kirchnerista” (Néstor Kirchner, 2003-07; Cristina Fernández de Kirchner, 2007-11 y 2011-15), los argentinos tornaron a elegir un Gobierno liberal, producto de una alianza del liberal Partido Radical y el nuevo partido liberal “PRO”, del ex alcalde de la ciudad de Buenos Aires, ex presidente del club Boca Juniors y empresario de enorme fortuna familiar, Mauricio Macri. La fórmula “Cambiemos” se impuso en el ballotage [segunda vuelta electoral] al sucesor del “kichnerismo”, Daniel Scioli, por muy estrecha diferencia: el 51,40% de los votos.

Cuatro meses más tarde, el problema de la herencia recibida sigue ocupando el centro de la escena. En efecto, el “kirchnerismo” ha puesto al país en la senda de Gobiernos que, como Venezuela, presentan un panorama de grave corrupción y deterioro económico, institucional, político (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.