ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/11 > El deslumbramiento de Pasolini

El deslumbramiento de Pasolini

Gran perturbador del orden dominante debido a sus posicionamientos, a sus escritos, a sus películas, está a la altura de cualquier héroe legendario, testigo del vigor subversivo de los años 1960. Sin embargo, quizás porque nunca separó sus luchas políticas de su trabajo como poeta, Pier Paolo Pasolini sigue transmitiendo, de manera duradera, una bella inquietud.

por Sébastien Lapaque, noviembre de 2015

“Hemos perdido un testigo, un testigo diferente. Pero, otra vez… ¿por qué y diferente en qué? Porque, de alguna manera, él trataba –¿cómo decirlo?– de provocar reacciones activas y benéficas en el cuerpo inerte de la sociedad italiana. Su diferencia consistía precisamente en esta provocación benéfica, debida a la ausencia total en él de cálculo, de compromiso, de prudencia”.

Cuarenta años después de la desaparición de Pier Paolo Pasolini, encontrado muerto con el cráneo destrozado la mañana del 2 de noviembre de 1975 en una playa de Ostia, vienen a la cabeza estas desgarradoras palabras que su amigo, el escritor Alberto Moravia, pronunció durante su funeral. Pasolini era diferente. Pero esta diferencia no era necesariamente la que se cree. En efecto, era comunista y le gustaban los chicos, lo que no era comúnmente aceptado en la Italia de posguerra –“pasiones reincidentes” que contaba en sus novelas y que se atrevió a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.