ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2015 > 2015/11 > Giro radical estratégico en Oriente Próximo

Tras la intervención rusa en Siria

Giro radical estratégico en Oriente Próximo

Vladímir Putin, que acaba de irrumpir en el campo de batalla sirio, ha matado dos pájaros de un tiro. El Presidente ruso ha anunciado que recibió en el Kremlin al presidente Bachar el Asad; justo después organizó una reunión cuatripartita (Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí, Turquía) sobre el “proceso político” que se supone que sucederá a los golpes militares.

por Olivier Zajec, noviembre de 2015

“¿Es hora de hacer de Irán nuestro amigo y de Arabia Saudí nuestro enemigo?” Con este provocador título, el cronista británico Michael Axworthy señalaba en enero de 2015 que “la idea según la cual Irán se ha vuelto una fuerza de estabilidad en la región del Golfo ya es una evidencia reconocida”. Estamos muy lejos de la retórica del “eje del mal”, retomada sin tapujos desde el 11 de septiembre de 2001 y martilleada después con pasión y seguidismo. Ni el enérgico discurso del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ante el Congreso estadounidense el 3 de marzo de 2015 ni los combates de retaguardia de los discípulos neoconservadores de Thérèse Delpech en el Quai d’Orsay (sede del Ministerio de Asuntos Exteriores francés) consiguieron prevenir sobre este cambio de mentalidad. Irán, habiendo pasado del papel de personaje maléfico al de eje regional antiyihadista, fortalecido por un acuerdo nuclear hábilmente negociado y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.