Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/07 > El accidente original

El accidente original

Paul Virilio

Amorrortu editores, Madrid, 2010

168 páginas, 11 euros

por F. M., julio de 2010

“Una característica, especial entre todas, contrapone la civilización contemporánea a aquellas que la han precedido: la velocidad” observaba en 1930 Marc Bloch. De incidentes en accidentes, de catástrofes en cataclismos, la vida cotidiana pasa a ser un caleidoscopio en el que permanentemente nos enfrentamos a lo que aparece, a lo que surge de modo imprevisto, exabrupto podríamos decir… Como explicaba Paul Valery en 1935: “En el pasado, casi lo único que aparecía como novedad eran soluciones o respuestas a problemas o preguntas muy antiguos, si no inmemoriales…”. Para Virilio somos víctimas de nuestro propio éxito o sea del progreso. Las proezas técnicas constituyen las promesas de catástrofes. Inventar el barco de vela o de vapor es inventar el naufragio; inventar el tren es inventar el accidente ferroviario… El pensador francés nos propone una reflexión en torno al progreso y la catástrofe como las caras de una misma moneda. “Pensar el (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Artículo anterior

El caballo de Troya canadiense