ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/12 > Destruir el muro ilegal en Cisjordania

La condena del Tribunal Internacional de Justicia

Destruir el muro ilegal en Cisjordania

Mientras el proyecto de retirada de Gaza divide a la clase política israelí y moviliza contra él a los colonos, las autoridades brindan solapadamente un apoyo masivo al centenar de colonos denominados salvajes de Cisjordania, tal como acaba de revelar el diario Haaretz: el ejército los protege, el Ministerio de Infraestructura les garantiza electricidad, el Ministerio de Educación financia allí los jardines de infancia. Paralelamente, las colonias “reconocidas” por Tel Aviv siguen desarrollándose y el ejército lleva acabo en Gaza una política de tierra quemada. Todos estos hechos confirman que el gobierno israelí, que goza del apoyo incondicional de la Administración estadounidense, aprovecha el mutismo de la comunidad internacional, incluida la Unión Europea, y considera “la Hoja de Ruta” como papel mojado. Lo aseguró el 6 de octubre Dov Weiglass, uno de los principales asesores de Ariel Sharon: el plan de separación apunta a “congelar el proceso político por un periodo indeterminado” y a impedir la creación de un Estado palestino. Mientras tanto prosigue la construcción del muro de separación, que atraviesa aldeas, aísla a campesinos de sus tierras e impide a los niños acceder a sus escuelas. El Tribunal Internacional de Justicia ha condenado casi por unanimidad este muro. ¿Tomarán las Naciones Unidas las medidas necesarias para aplicar las recomendaciones del Tribunal y destruir este monumento al odio?

por Willy Jackson, diciembre de 2004

El proyecto israelí de encerrar a los palestinos mediante un muro fue objeto de una enérgica condena por parte del Tribunal Internacional de Justicia, el 9 de julio de 2004. Pero a pesar de esta de­saprobación, el gobierno de Ariel Sharon continúa con su construcción en un clima de creciente violencia, especialmente en Gaza.

El 10 de diciembre de 2003, el Secretario General de la ONU había presentado ante el Tribunal, principal órgano judicial de Naciones Unidas, una solicitud de opinión consultiva de la Asamblea General sobre la siguiente cuestión: “¿Cuáles son las consecuencias jurídicas de la edificación del muro que Israel, potencia ocupante, está construyendo en el territorio palestino ocupado, incluso en el interior y sobre el perímetro de Jerusalén-Este, según lo expuesto en el informe del Secretario General, teniendo en cuenta las normas y principios del derecho internacional, especialmente la cuarta Convención de Ginebra de 1949 y las resoluciones (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.