ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/03 > Cuando Washington manipulaba las presidenciales rusas

Cuando Washington manipulaba las presidenciales rusas

A pesar de que la Justicia estadounidense está investigando manipulaciones rusas en las elecciones de 2016, Washington se esfuerza por derrocar al presidente Nicolás Maduro en Venezuela. ¿Estaría justificada la injerencia, intolerable en territorio estadounidense, cuando la lidera Estados Unidos? Es lo que sugieren las elecciones rusas de 1996. Por aquel entonces, Washington y sus aliados influyeron todo lo posible para salvar a un presidente enfermo y desacreditado… en nombre de la democracia.

por Hélène Richard, marzo de 2019

Últimamente parece que las injerencias rusas están presentes en la vida política y social de la mayoría de Estados occidentales. Según el presidente francés Emmanuel Macron, el movimiento de los “chalecos amarillos” se explica, en parte, como un intento de desestabilizar el país dirigido por una “potencia extranjera”. Todo el mundo entendió que hablaba de Rusia. Si aparece en Cataluña un movimiento independentista de peso: Rusia. Si los británicos votan a favor de la salida de la Unión Europea en 2016: Rusia también. Si la candidata Hillary Clinton pierde las presidenciales estadounidenses de 2016: otra vez, Rusia. En Estados Unidos, la idea de que un país extranjero trate de influir así en los acontecimientos políticos despierta el malestar en las redacciones y en los círculos del poder. Incluso ha provocado la apertura de una investigación sobre un posible complot entre el presidente Donald Trump y Moscú.

Sin embargo, y pese a (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.