ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/08 > ¡Cambiar el mundo es posible!

Por la abolición de la pobreza

¡Cambiar el mundo es posible!

Con ocasión de la cumbre del G-8 en Gleneagles (Escocia), a comienzos de julio de 2005, se han realizado en todas partes importantes manifestaciones –entre ellas, el gran concierto solidario Live 8– con el fin de presionar a los dirigentes de las ocho principales potencias mundiales y obligarles a acabar con la pobreza. Todo en vano. Sin embargo, las soluciones existen. Y bastaría con dar muestras de una verdadera voluntad política para cambiar finalmente el mundo.

por Riccardo Petrella, agosto de 2005

En 1974, los grupos dominantes de los países ricos habían prometido “eliminar la pobreza” en el año 2000. Debía entenderse por ello, y actualmente sigue siendo así, lograr que los individuos transpongan el umbral de la pobreza absoluta, fijado en un ingreso de 2 dólares diarios por persona, ya que por encima de este umbral dejan de ser considerados pobres. Para alcanzar ese objetivo, se habían comprometido a destinar el 0,7% de su producto interior bruto (PIB) a la ayuda pública para el desarrollo. Quince años más tarde, en 1989, los mismos grupos anunciaban que, tras la desaparición de la Unión Soviética, el final del siglo XX y el comienzo del siglo XXI se caracterizarían por una nueva era de paz mundial. Ya no sería necesario gastar enormes sumas en armamento. El mundo se beneficiaría con los “dividendos de la paz” que, a su vez, facilitarían la concreción del objetivo (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

Londres-Bagdad

Artículo siguiente

¿Qué hacemos en Irak?

En este número

Todo el sumario