ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2019 > 2019/11 > Ankara y Moscú: ardides en Siria

Ofensiva turca contra los kurdos

Ankara y Moscú: ardides en Siria

La operación “Fuente de paz” ha permitido al ejército turco tomar el control de una parte del noreste sirio. Turquía pone fin así a la experiencia de confederalismo democrático de Rojava. El acuerdo cerrado en Sochi con Rusia el 22 de octubre consagra la influencia de Ankara en la zona fronteriza. Permite también al régimen sirio recuperar territorios hasta ese momento controlados por las fuerzas kurdas.

por Akram Belkaïd, noviembre de 2019

El pasado 9 de octubre, el ejército turco, apoyado por milicias sirias aliadas, entró en numerosos puntos del noreste de Siria. Esta región kurda, políticamente autónoma desde 2013 y comúnmente llamada Rojava (“el oeste” en lengua kurda), o Kurdistán sirio, o incluso Sistema Federal Democrático de Siria del Norte, estaba hasta entonces bajo el control del Partido de la Unión Democrática (PYD), rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). La operación “Fuente de paz”, precedida por intensos bombardeos de los que no se libró la población civil, rápidamente desembocó en la toma de varias ciudades fronterizas, como Tel Abiad. Al adentrarse unos treinta kilómetros en territorio sirio y hacerse con el control de un amplio tramo de la carretera M-4, principal vía de comunicación de la región, Ankara alcanzó uno de sus principales objetivos, que perseguía desde hacía tiempo: romper la continuidad territorial de la entidad federal (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.