ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/06 > Angola vuelve a renacer

El petróleo, motor de la reconstrucción

Angola vuelve a renacer

Treinta años de guerra civil y de invasiones extranjeras han asolado Angola. Pero, desde que muriera Jonas Savimbi, dirigente de Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), y se produjeran los acuerdos de paz de 2002, la economía del país ha vuelto a crecer. El petróleo es el motor de la reconstrucción de las infraestructuras, de las que tan sólo quedan un 30% en pie. La capital, Luanda, refleja bien esta nueva era: es una vasta obra marcada por los “petrodólares” sobre un fondo de pobreza galopante. Los dividendos de la paz y de la justicia deberían asimismo figurar en la campaña de las legislativas del próximo mes de septiembre.

por Augusta Conchiglia, junio de 2008

En enero último se ha iniciado en Luanda la construcción del “mayor símbolo de la modernidad del país”, según sus promotores angoleños: una torre de 325 metros de altura con una vista inabarcable sobre la capital y sus alrededores. “La más alta del continente africano”, señalan, para envidia de todos los edificios competidores, que en su mayoría están ubicados en Sudáfrica. El edificio tendrá la forma de una letra A y contará con setenta pisos que alojarán un hotel de lujo de 1.400 habitaciones, un centro comercial, una clínica, restaurantes, cines y apartamentos que se venden a 6.500 dólares (4.115 euros) el metro cuadrado. Una cifra que no ha impresionado demasiado a los medios de comunicación, habituadísimos al flujo de millones cuando se trata de evaluar la renta petrolera o nuevos proyectos. Simbólicamente, la Torre Angola –como se la ha apodado– medirá un metro más que la torre Eiffel. (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

En este número

Todo el sumario