ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2007 > 2007/12 > Abiyán quiere revivir

Acuerdos de paz lentamente puestos en marcha

Abiyán quiere revivir

Inesperados, los acuerdos de paz firmados en Uagadugú el 4 de marzo de 2007, abren la vía a la reconciliación en Costa de Marfil. Tras cinco años de conflictos, el jefe del Estado y el jefe de la rebelión comparten el poder. Sin embargo, sobre el terreno, los progresos son lentos. Si el país está oficialmente reunificado, el desarme de las milicias y la identificación de los electores, previos al muy esperado escrutinio presidencial, llevan retraso. El 20 de octubre de 2007, las Naciones Unidas han decidido mantener sus sanciones.

por Michel Galy, diciembre de 2007

“¡Abiyán se ha convertido en una ciudad sin blancos!”, exclama un visitante beninés esa mañana de octubre. En efecto, la capital de Costa de Marfil parece haber cambiado mucho en algunos años. Los graves acontecimientos de noviembre de 2004 durante los cuales el ejército francés disparó contra una muchedumbre de manifestantes delante del hotel Ivoire y mató a 67 personas, incitaron a los franceses a mostrarse discretos. Los comerciantes libaneses y los hombres de negocios chinos parecen haberlos sustituido. Este nuevo ambiente ilustra un nuevo reparto político, interno e internacional.

Superpoblada por la afluencia de un millón de desplazados venidos de las zonas del norte del país controladas por la rebelión, pauperizada por cinco años de guerra y sacrificios, Abiyán parece acumular todos los males de las megalópolis africanas. Los nyama-nyama, inmundicias de toda clase, invaden los barrios populares. Es decir que el estrepitoso asunto del Probo-Koala, ese buque neerlandés fletado (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.