Portada del sitio > Mensual > 2003 > 2003/12 > Una bomba de tiempo sanitaria

Una bomba de tiempo sanitaria

¿En razón de qué ceguera lo que era el gulag ruso se ha convertido en el centro de una epidemia de tuberculosis ya fuera de control? La tasa de encarcelamientos en alza y el derrumbe del sistema de salud pública rusa han alimentado este flagelo. Blanco de las exigencias del Ministerio ruso de Justicia, Médicos sin Fronteras acaba de retirar sus misiones sobre tuberculosis de Siberia. Sin embargo, la urgencia obliga a tratar a todos los prisioneros con los medicamentos adecuados.

por Paul Farmer, diciembre de 2003

Antes de la era de los antibióticos, la tuberculosis constituía la primera causa de mortalidad penitenciaria en muchos países. Así, a mediados del siglo XIX, la «consunción» era considerada responsable del 80% de los decesos en las cárceles de Estados Unidos. Aún hoy, los prisioneros están expuestos a un riesgo muy superior al del resto de la población. En la mayoría de los países, tasas de contaminación de cinco a diez veces más altas que el promedio nacional son cosa corriente, mientras que dentro de las prisiones un brote epidémico puede decuplicar rápidamente esta diferencia.

¿Podría decirse, entonces, que no hay nada nuevo bajo el sol? Muy al contrario, muchas cosas han cambiado. En nuestra economía globalizada, se han transformado los comportamientos individuales y colectivos y se se han multiplicado los intercambios de mercaderías y los desplazamientos de personas, lo cual ha tenido consecuencias en las enfermedades en general, y en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

En este número

Todo el sumario