Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/10 > Un futuro incierto en Chipre

Entre el euro y el ejército turco

Un futuro incierto en Chipre

El pasado 3 de septiembre, los presidentes grecochipriota, Dimitris Christofias (comunista), y turcochipriota, Mehmet Alí Talat, iniciaron un proceso de negociación para tratar de acabar con la división de Chipre tras los enfrentamientos interétnicos y la invasión de la isla por las tropas de Turquía en 1974. Los líderes mantuvieron una larga entrevista en el antiguo aeropuerto de Nicosia, un edificio controlado por la fuerza de pacificación de Naciones Unidas. El enviado especial de la ONU para la cuestión de Chipre, el australiano Alexander Downer, calificó ese encuentro de “día histórico para Chipre”. Existen posibilidades de conseguir un arreglo satisfactorio debido a la postura favorable a la reunificación de ambos líderes. El Gobierno turcochipriota (sólo reconocido por Ankara) se apoya en las proclamaciones unilaterales de independencia de Kosovo, Osetia del Sur y Abjazia para presionar a la República de Chipre, que ha permanecido a la defensiva desde que pasó a ser miembro de la Unión Europea en el 2004. El Plan de reunificación presentado por el anterior Secretario General de la ONU, Kofi Annan, fue rechazado en un referéndum celebrado el 24 de abril del 2004 por la mayoría de los grecochipriotas, con un aplastante 75,83%, mientras que los turcochipriotas lo aceptaron con el 64,90% de votos. La cuestión más espinosa es la presencia de 40.000 soldados turcos en el norte de la isla desde hace más de tres décadas. El Gobierno grecochipriota exige que los ejércitos extranjeros (Turquía y Grecia) abandonen el país, y que se elimine el sistema de Estados garantes (Turquía, Grecia y Reino Unido), vigente desde 1960, algo a lo que se oponen los turcochipriotas. Tras una eventual reunificación, todos están de acuerdo en que el nuevo Estado sea una entidad federal y bicomunal.

por Niels Kadritzke, octubre de 2008

Apenas uno llega al hall del aeropuerto de Larnaca comienza el bombardeo de los promotores inmobiliarios. Decenas de folletos proponen mansiones de veraneo y apartamentos de lujo, e invitan sin más a mudarse a Chipre: “Move to Cyprus!”. La tendencia continúa a lo largo de la autopista que conduce a Nicosia. “Compre su casa al sol”, insisten las empresas de construcción que cubren de cemento las costas del sur de Chipre.

Como si el único problema de la isla de Afrodita consistiera en vender la mayor cantidad posible de terreno y de cemento a los extranjeros. El otro problema de Chipre, sin embargo, también se manifiesta apenas uno llega a Nicosia a través de un: “Welcome in Turkey” (“Bienvenido a Turquía”), que anuncia un mensaje de texto en el móvil. El operador de telefonía móvil Turkcell, que posee el monopolio de la cobertura en todo el norte, envía señales más fuertes (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

NECESITAMOS TU APOYO

La prensa libre e independiente está amenazada, es importante para la sociedad garantizar su permanencia y la difusión de sus ideas.

Cartografía

Nicosia dividida

Miniatura del mapa