ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/12 > Torturas...

Torturas...

Editorial, por Ignacio Ramonet, diciembre de 2005

“Nosotros no torturamos”, afirmó George W. Bush. Era el 7 de noviembre último en Panamá, al final de una gira de cinco días por América Latina, una región largamente martirizada por regímenes dictatoriales –apoyados por Washington– que practicaban masivamente las “desapariciones” de sospechosos y la tortura. El presidente de Estados Unidos respondía así a las recriminaciones formuladas por el diario The Washington Post contra los servicios de información estadounidenses, acusados de llevar a cabo secuestros clandestinos de personas y torturas fuera de Estados Unidos, en prisiones secretas llamadas “sitios negros”.

¿Se puede creer a Bush? La respuesta es no. ¿No había acaso afirmado, para invadir Irak, que el régimen de Sadam Hussein estaba vinculado con la red Al-Qaeda? ¿Y que Bagdad poseía “armas de destrucción masiva”? Dos mentiras en nombre de las cuales Washington desencadenó una “guerra preventiva” que costó la vida a decenas de miles de personas (entre ellas, más (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo siguiente

Estrategias de la cultura

En este número

Todo el sumario