ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2013 > 2013/04 > Seguir con vida en Karachi

Una ciudad rehén del crimen organizado y de los conflictos religiosos

Seguir con vida en Karachi

Si, desde hace cinco años, Pakistán no ha experimentado ninguna convulsión política ni un golpe de Estado –una novedad en sesenta años de independencia–, la campaña para las elecciones legislativas del 11 de mayo de 2013 se desarrolla en un clima de gran tensión. La violencia se extiende a todo el país y afecta a todas las comunidades (suníes, chiíes, cristianos, budistas…). En Karachi, los asesinatos forman parte de la vida cotidiana.

por Ashraf Khan, abril de 2013

Es una de esas historias que suelen suceder en Karachi. En una de las carreteras atestada por automóviles de esta ciudad tentacular de veinte millones de habitantes, Laik Hussein circula en moto con un amigo sentado atrás y se convierte en blanco de un francotirador escondido. La bala le perfora la sien derecha y le destroza los ojos. “Pensé que me habían dado en la cabeza con una piedra filosa”, recuerda. Su amigo lo entendió enseguida, pero eso no lo salvó: “Me dijo que recitara los versículos sagrados del Corán; y ahí me di cuenta de que nos habían disparado con un silenciador”. Hussein, funcionario del Ahle Sunnat Wal Jamaat (ASWJ), una agrupación sunní radical, ahora es ciego. Su amigo, Mufti Saud Rahmen, forma parte de los dos mil cuatrocientos habitantes de Karachi fallecidos en medio de la calle o secuestrados y torturados hasta la muerte en 2012.

En la capital (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.