ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/01 > Prostitución: la guerra de los modelos

Extensión y límites del ejemplo sueco

Prostitución: la guerra de los modelos

En nombre de la lucha contra la violencia machista, Suecia se convirtió, el 1 de enero de 1999, en el primer país en penalizar la compra de servicios sexuales, mientras que otros, como Alemania en el año 2001, optaban por legalizar los prostíbulos. Quince años después, se pueden observar los efectos de estos dos enfoques opuestos sobre la prostitución.

por William Irigoyen, enero de 2017

La luz rasante del atardecer inunda la localidad de Tyresö, uno de los veintiséis municipios de la provincia de Estocolmo. Pye Jakobsson, sentada en la terraza de su vivienda, aprovecha un poco más la clemencia del cielo: “Ellos han ganado y yo he perdido. Voy a abandonar este país a finales de mes para instalarme en alguna parte del sur de Europa, donde la legislación sea diferente”, anuncia con calma esta mujer de 48 años, portavoz de Rose Alliance. Esta organización, fundada en Suecia en 2003, tiene como misión defender al conjunto de las “trabajadoras sexuales”, expresión que Jakobsson justifica del siguiente modo: “Se habla de trabajo desde el momento en el que hay una actividad remunerada”. Seguir ejerciendo la prostitución en Suecia, según ella, conduciría a exponerse aún más a los peligros de la clandestinidad.

En 1998, los diputados decidieron cambiar de enfoque, en nombre de los principios que florecieron (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.