ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/05 > Primavera engañosa en Brasil

¿Movimiento ciudadano contra la corrupción o golpe de Estado encubierto?

Primavera engañosa en Brasil

Según una parte de la prensa, el proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff, iniciado el pasado 17 de abril mediante la votación en el Parlamento, daría muestras de la fuerza de la joven democracia brasileña. Sin embargo, es todo lo contrario. Al renunciar a reformar el sistema político del país, la izquierda construyó la trampa en la que ha quedado atrapada en la actualidad.

por Laurent Delcourt, mayo de 2016

Más de 500.000 manifestantes en São Paulo, un poco menos en Río de Janeiro, 100.000 en Brasilia. En total, cerca de tres millones de personas habrían llenado las calles de un centenar de ciudades brasileñas el 13 de marzo, formando una marea humana presentada como la mayor movilización desde el movimiento de Direitas Já! (¡Elecciones directas ya!), que desafió a la dictadura en la primera mitad de los años 1980.

Aquella ola ciudadana contribuyó a que los militares volvieran a sus cuarteles. Pero para los que protestan hoy, que enarbolan el color amarillo de la equipación de la selección nacional de fútbol, no se trata de exigir más derechos, avances democráticos y progreso social. Al grito de “¡Fuera Dilma!”, “¡Destitución ahora mismo!” y “¡Cárcel para Lula!”, piden la cabeza de una presidenta que se habría convertido en culpable de un “crimen de responsabilidad” al infringir la reglamentación presupuestaria, así como también (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

Artículo anterior

Rechazo al libre comercio

Artículo siguiente

Narrando la Revolución