ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/04 > Piratas de ayer y de hoy

De la literatura al telediario

Piratas de ayer y de hoy

En diciembre de 2008, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución en la que pide a la comunidad internacional participar de manera activa en la lucha contra los piratas que operan en las aguas cercanas a Somalia. Esa resolución autoriza durante un año a Estados y organizaciones regionales para que “tomen todas las medidas necesarias” con el fin de combatir la piratería. En ese marco, España promovió el lanzamiento de una misión de la Unión Europea en la zona, en el ámbito de la Política Europea de Seguridad y Defensa, y participa en la operación “Atalanta” con una fragata, –la “Victoria”– un buque de aprovisionamiento logístico, un avión de patrulla marítima y un máximo de 395 efectivos.

Aunque todos los Estados coinciden en la necesidad de combatir la moderna piratería, el personaje del corsario no ha dejado nunca de ser popular como lo demuestra la cultura de masas desde Homero hasta el reciente éxito mundial de la trilogía “Piratas del Caribe” que narra las picarescas aventuras de Jack Sparrow, interpretado por el muy popular actor Johnny Depp.

por Ramón Chao, abril de 2009

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, El Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.
(José de Espronceda, ‘La Canción del pirata’)

Personaje de Veinte mil leguas de viaje submarino, de Julio Verne, Nemo es, junto con Corto Maltés y Jack Sparrow, el prototipo del filibustero romántico. Capitán del submarino Nautilius, hospedaje de proscritos y símbolo del contrapoder, enemigo resuelto de Inglaterra, recita en prosa lo que Espronceda declamara en verso “Para mí el mar es todo. Su aliento es puro y sano. No pertenece sólo a los déspotas. En la superficie los hombres pueden establecer leyes injustas, luchar en guerras tan horribles como en la tierra. Pero nueve metros más abajo se acaba su reino, cesa su influencia y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

© LMD EN ESPAÑOL

Mar