ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/11 > Miseria y yihad en Marruecos

Fábrica de violencia

Miseria y yihad en Marruecos

“Guerra al terrorismo”, esa es la consigna de la Administración Bush y de numerosos gobiernos, desde el de Vladimir Putin hasta el de Ariel Sharon. Una coalición heteróclita pretende de esta forma enfrentarse a un enemigo común en una dudosa tercera guerra mundial, pero descuida la especificidad de las situaciones y su heterogeneidad. ¿Qué relación existe entre las acciones de Al Qaeda y la lucha legítima de los palestinos o los chechenos? En Marruecos, proliferan organizaciones yihadistas de una violencia extrema; y es en los lugares abandonados por el Estado, en la miseria de los suburbios donde, cada día, se fabrican las condiciones de una revuelta desesperada.

por Selma Belaala, noviembre de 2004

El atentado de Taba (Egipto), que causó varias decenas de víctimas en el mes de octubre, confirma que la causa de la yihad ya no se limita a conflictos periféricos como Afganistán, Chechenia o la ex Yugoslavia, sino que golpea el corazón mismo del mundo árabe-musulmán. Actualmente Jordania, Arabia Saudí o Marruecos son blanco de ataques directos. Los atentados de Casablanca del 16 de mayo de 2003, revelaron al mundo la implantación de una nueva forma de la ideología fundamentalista, el “takfir”, que ya no se contenta con combatir a Estados Unidos o a la “entidad sionista”, sino que denuncia a los dirigentes musulmanes (y a todos aquéllos que, de cerca o de lejos, los apoyan) como “no musulmanes” y los condena como apóstatas (los que han renegado de su fe). Esta corriente utiliza la violencia política contra los Estados con el fin de forzarlos a “un regreso a las (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.