ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/11 > Nuestro amigo Sadam

Nuestro amigo Sadam

Mientras que la violencia continúa en Irak, el gobierno provisional ha afirmado que quiere juzgar al ex dictador Sadam Husein por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio. Sin embargo, el tribunal y los jueces bajo el estrecho control de Estados Unidos, dispondrán sólo de competencias limitadas y se abstendrán de inculpar a cómplices extranjeros. No podrán acusar a las capitales, en particular Washington y París, que, durante más de dos décadas, han permitido al régimen baasista sobrevivir y aplastar a sus opositores.

por Barry Lando y Michel Despratx, noviembre de 2004

En un café del antiguo centro de Bagdad, los clientes, interrogados sobre el futuro juicio del ex presidente Sadam Husein, adoptan primero un aire grave para recordar los crímenes del dictador o la necesidad de dicho proceso. Después, al cabo de algunas frases, todo el mundo sonríe y mira para otro lado, como si el juicio no pudiera aportar nada serio. Todos están convencidos de que Estados Unidos controla por completo el tribunal ante el que deberá comparecer el ex dictador y que ningún extranjero será acusado, por más que hubiera cometido crímenes atroces en Irak. “Si ese juicio se realiza alguna vez, de lo cual dudo –precisa un profesor–, jamás analizará la cuestión de las relaciones de Sadam con los otros países”. Un ingeniero agrega: “Eso podría revelar muchos asuntos que no le convienen a Occidente”.

Consultado mucho antes por el Departamento de Estado, que jugó un papel clave en (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.