ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2016 > 2016/02 > Las iraníes no se rinden

Las iraníes no se rinden

El cumplimiento por parte de Irán del tratado sobre la no proliferación nuclear conlleva el levantamiento progresivo de las sanciones internacionales. La apertura de los intercambios y sus repercusiones políticas influirán en las elecciones legislativas previstas para finales de febrero. Las mujeres, atentas a los cambios, ocupan un lugar cada vez más importante en la República Islámica y calibran el camino que les queda por recorrer.

por Florence Beaugé, febrero de 2016

Un grupo de adolescentes entra riendo al vagón y, a falta de asientos libres, se sienta despreocupadamente en el suelo. Con los vaivenes del vagón, sus velos se deslizan por sus hombros, dejando sus cabellos al descubierto. Poco importa: aquí sólo hay pasajeras. En el metro de Teherán, que comenzó a funcionar a finales de la década de 1990, los vagones delanteros y traseros están reservados a las mujeres. Suben allí “para estar tranquilas”, dicen. La atmósfera es distendida. Los demás vagones son mixtos. En estos, las parejas jóvenes van de la mano, sin problemas.

Moderno y limpio, el metro de Teherán es lo único que permite escapar de los embotellamientos y de la contaminación. Por el momento hay cinco líneas en funcionamiento. Las estaciones desfilan, bautizadas con los nombres de “mártires” de la guerra contra Irak (1980-1988). Hace veintisiete años que el conflicto, que en total causó cerca de medio (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.