ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/02 > La Unión Europea y la obsesión de Cuba

La Unión Europea y la obsesión de Cuba

Después del arresto por las autoridades cubanas de varias decenas de disidentes en marzo de 2003, la Unión Europea adoptó, el 5 de junio de 2003, sanciones diplomáticas contra La Habana. A petición de España y de Italia y bajo la presión de los Estados Unidos, Europa ha decidido reducir sus programas de ayuda, limitar las relaciones oficiales de los Estados miembros con el gobierno cubano y reforzar los lazos con los opositores del interior de Cuba.

por René Vázquez Díaz, febrero de 2004

El encarcelamiento de disidentes a quienes se les demostró su dependencia financiera de las agencias desestabilizadoras de EE UU ha hecho patente la irracionalidad de la política estadounidense contra Cuba y la sumisiónde la Unión Europea. Ya nadie discute si los disidentes condenados eran clientes o no de EE UU, ni si el representante imperial en La Habana, míster Cason, quemó o no a “sus muchachos” con su actitud prepotente. Ahora se habla de si esa clientela es un error político o no.

En el año 2000, la red financiada por la Agencia Internacional para el Desarrollo de EE UU (USAID) y la National Endowment for Democracy, siniestra organización creada para realizar abiertamente lo que la CIA solía hacer de modo secreto, canalizaron 2 132 000 dólares para planificar la transición en Cuba; 670 000 dólares para “la publicación en el extranjero de la obra de periodistas independientes de la isla”; (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.