ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2017 > 2017/01 > La resistencia valona: ¿sólo ruido o también nueces?

El acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá

La resistencia valona: ¿sólo ruido o también nueces?

El Acuerdo Económico y Comercial Global entre la Unión Europea y Canadá (CETA por sus siglas en inglés) fue firmado finalmente el 30 de octubre de 2016. La feroz oposición de Valonia y de su ministro presidente Paul Magnette había bloqueado su adopción durante varias semanas. Acostumbrados al fracaso, los contestatarios del libre comercio pensaron que habían sufrido uno más. ¿Tienen razón?

por Raoul Marc Jennar, enero de 2017

El Acuerdo Económico y Comercial Global (AECG o CETA por sus siglas en inglés) entre la Unión Europea y Canadá, negociado desde 2009 en el mayor de los secretismos, debía firmarse el 27 de octubre de 2016. Pero trece días antes de la ceremonia, el Parlamento de Valonia, dominado por el Partido Socialista, se negó a dar luz verde al Gobierno belga para concluir el tratado. Este cataclismo dio a los dirigentes europeos una nueva oportunidad para demostrar su desprecio por los pueblos. Paul Magnette, ministro presidente valón, se encontró de repente en la situación del primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante el verano de 2015 y de todos aquellos que no aceptan someterse: fue el objetivo de los ataques de la Comisión Europea.

Al término de intensas negociaciones y tras múltiples amenazas, un nuevo acuerdo se adoptó, finalmente, con el asentimiento del Parlamento valón. Algunos vieron en esta adhesión una (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.