ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2011 > 2011/09 > La desmundialización y sus enemigos

¿Cómo romper con el libre comercio?

La desmundialización y sus enemigos

Las economías occidentales, pendiendo del hilo de la deuda, tiemblan de crisis en crisis. Las reuniones y cumbres “excepcionales” en las que se decide la suerte de todo un país, o de un continente, se han convertido en algo cotidiano para los responsables políticos. Desde hace tres años, estos últimos han asumido el papel de “coche escoba” financiero. No obstante, se abre una nueva pista, que ya suscita miedos y controversias: ¿quién teme a la desmundialización?

por Frédéric Lordon, septiembre de 2011

Al comienzo las cosas eran simples: estaba la razón –que procedía por círculos (con Alain Minc en el centro)–, y luego estaba la enfermedad mental. Los razonables habían establecido que la mundialización era la realización de la felicidad, y todos aquellos que no tenían el buen gusto de creer en ella estaban para ser encerrados. Una “razón” que, sin embargo, enfrentaba un pequeño problema de coherencia interna porque, aunque pretendía ser el ideal de la discusión conducida según las normas de la verdad y del mejor argumento, prohibió metódicamente cualquier debate durante dos décadas y sólo permitió abrirlo ante el espectáculo de la mayor crisis del capitalismo.

Digamos enseguida que en este caso “la razón” no es una entidad etérea. Es, más bien, del orden de un aparato: economistas serviles, medios de comunicación que asumen una misión, grandes empresarios siempre abiertos al pluralismo con tal de que dijera lo mismo, oligarcas (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.