ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2008 > 2008/07 > Irlanda

Irlanda

Curiosa Europa la que emerge del rechazo de los electores irlandeses al Tratado de Lisboa, versión renovada del Tratado Constitucional Europeo, que conoció la misma suerte (ver Bernard Cassen, "Un problema existencial"). Ante la negativa, los dirigentes insisten y rechazan el pronunciamiento popular. Europa vende paz, democracia, libertad, igualdad y progreso, pero apoya las guerras estadounidenses, criminaliza a pobres e inmigrantes, anula las conquistas sociales e iguala por abajo. De la Europa de las elites, nace otra Europa social, que simplemente dice no.

por Serge Halimi, julio de 2008

Imaginemos que un jurado popular acaba de pronunciar un fallo de absolución, y que el presidente del tribunal concede nuevamente la palabra al fiscal para que prosiga con su alegato. Y que esta vez logra condenar al acusado. ¿Por qué no? si el pasado 12 de junio, poco después de que los irlandeses rechazaran por amplia mayoría el Tratado de Lisboa (que sólo puede entrar en vigor si es aprobado por la totalidad de los veintisiete Estados miembros de la Unión Europea), la mayoría de los dirigentes europeos hizo saber que el proceso de ratificación seguiría adelante... “Europa” está acostumbrada a que sus elites atenten contra la soberanía popular. Se ha vuelto su signo distintivo, incluso cuando se presenta como el reino de la democracia en la Tierra.

Porque han rechazado un tratado “simplificado” lo suficientemente incomprensible como para que el primer ministro irlandés, Brian Cowen, admitiera que no había logrado (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.