ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2005 > 2005/06 > “Inmigrante, pero exitoso...”

Variaciones del discurso sobre la integración

“Inmigrante, pero exitoso...”

En lugar de preguntarse acerca de los mecanismos que impiden a los niños de la inmigración disfrutar de la igualdad de derechos y oportunidades, las élites les exigen integrarse. Como si los jóvenes confinados en los guetos de las ciudades tuvieran la responsabilidad de las discriminaciones que sufren. El éxito intelectual, económico, deportivo o artístico de los francomagrebíes explotado en los medios de comunicación se opone de este modo a los rostros amenazadores de los gamberros y de los terroristas…

por Mathieu Rigouste, junio de 2005

Hay palabras que encierran mundos. Ese “pero” con el que nos topamos permanentemente, desde comienzos de los años noventa, cada vez en más artículos de los grandes diarios franceses, merece que nos detengamos a analizarlo. Su historia es la de una articulación entre las representaciones mediáticas del inmigrante y el discurso dominante sobre esta temática indisociable: la integración.

A finales de enero de 2004, Le Parisien publicó una serie de seis artículos bajo el título Musulmanes que lograron integrarse, ilustrada con fotos de los protagonistas. “Traje gris plomo, camisa a rayas azules haciendo juego con una corbata amarilla, cabello peinado hacia atrás, Karim, nacido en Mantes-la-Jolie hace 24 años, acaba de abandonar su puesto bien remunerado de técnico comercial para crear su propia empresa”. “La dueña del lugar, Najia el-Mouna Cifi, 46 años, parece salida de una publicidad de Afflelou. Cabello corto, gafas rectangulares negras, suéter oscuro y maquillaje perfecto, la (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.