ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/12 > Distintas mediciones de audiencia han...

Democracia comunicacional en Brasil

Distintas mediciones de audiencia han...

En los albores de la década de 1980, cientos de miles de brasileños corearon “¡Globo, el pueblo no es bobo!” cuando el grupo editorial Globo, en el que se apoyó la dictadura para anestesiar a la opinión pública a base de telenovelas y fútbol, censuró las movilizaciones populares contra el régimen militar. Hoy, un número creciente de brasileños expresan su disgusto hacia el grupo mediático hegemónico. Distintas mediciones de audiencia han detectado un dato inédito en las relaciones de consumo de información: la credibilidad, otrora incuestionable, de la red Globo comienza a mostrar signos de erosión. Con todo, es posible advertir una diferencia sustantiva entre la indignación actual y el descontento de quienes repudiaban a Globo durante las movilizaciones de hace tres décadas en demanda de elecciones directas. En 1985, José Sarney, primer Presidente civil de Brasil desde el golpe de Estado de 1964, obstruyó cualquier iniciativa reformista sobre la estructura de la propiedad mediática y el derecho a la información, en complicidad con la familia Marinho –propietaria de Globo– de la que además era socio. El actual jefe de Estado, Luiz Inácio Lula da Silva, parece resuelto a iniciar la aún pendiente transición hacia la democracia comunicacional. Por eso la red Globo ahora lo ataca.

por Darío Pignotti, diciembre de 2009

A principios de 2009, en el Foro Social Mundial celebrado en la ciudad amazónica de Belem, Lula convocó a una Conferencia Nacional de Comunicación. Desde entonces, más de 10.000 personas discutieron en asambleas realizadas en todo el país los rumbos de la comunicación, y elaboraron las bases sobre las que van a discutir los delegados que se reúnen el 14 de diciembre en Brasilia. “Es la primera vez que el Gobierno, la sociedad civil y los empresarios discuten la comunicación; eso es, en sí, una derrota para Globo y su política de mantener ese tema en la penumbra. (…) El presidente Lula demostró estar determinado a instalar en la sociedad un debate sobre la democratización de las comunicaciones, creo que eso tendrá un efecto pedagógico y puede convertirse en uno de los temas de la campaña para los comicios presidenciales de octubre de 2010”, señala Joaquim Palhares, editor del sitio (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.

P.-S.

LMD edición Cono Sur