ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2004 > 2004/03 > Una injusticia no puede reparar una injusticia

Una injusticia no puede reparar una injusticia

marzo de 2004

La relación de Marcuse con Israel estuvo siempre condicionada por un fuerte componente "emocional" y "personal". Marxista alemán de origen judío, obligado a dejar Alemania a causa del régimen nazi, y a instalarse en Estados Unidos, Marcuse siempre consideró la defensa del Estado de Israel como condición de cualquier solución pacífica del conflicto israelo-palestino, como la única garantía contra la repetición del genocidio y de las diferentes formas de persecución que los judíos padecieron a lo largo de siglos.

"La fundación de Israel como Estado autónomo -explicaba Marcuse al movimiento estudiantil alemán poco después de la guerra de los Seis Días- puede ser considerada ilegítima en la medida en que se produjo gracias a un acuerdo internacional, sobre un territorio extranjero y sin tener en cuenta a la población local ni su destino. Pero esa injusticia no puede ser reparada con otra injusticia. El Estado de Israel existe y es necesario (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.