ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2009 > 2009/02 > ¿Se puede criticar a la Nouvelle Vague?

Mitología

¿Se puede criticar a la Nouvelle Vague?

Reivindicando una gran libertad y rompiendo con ciertas convenciones, una joven generación de cineastas –la Nouvelle Vague– a finales de los años 1950, hizo soplar un viento de aire fresco sobre el séptimo arte. Si este movimiento conoció una existencia efímera, su influencia sobre el cine francés se hace sentir todavía hoy. ¿Para mejor o para peor?

por Philippe Person, febrero de 2009

Si se abre un manual de historia en el capítulo de la Francia de posguerra, hay muchas posibilidades de encontrar una al lado de la otra, ilustrando el nacimiento de la Quinta República, una foto del general de Gaulle y la de una muchacha de cabellos cortos que vocea el New York Herald Tribune en los Campos Elíseos. La leyenda de la foto será seguramente: “La Nouvelle Vague (La Nueva Ola Francesa): Jean Seberg en Al final de la escapada, de Jean-Luc Godard”.

La “Nouvelle Vague”, que nace simbólicamente en mayo de 1959, cuando Los 400 golpes, primera película de un director de 27 años llamado François Truffaut tiene una recepción triunfal en el Festival de Cannes, sería pues un acontecimiento histórico mayor. Al mismo tiempo habría sido la señal que anunciaba todos los conflictos de los años 1960, la irrupción de la juventud en la pantalla, una revolución estética y (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.