ESSION{id_auteur}|oui)

Portada del sitio > Mensual > 2010 > 2010/10 > Pírrica victoria de la economía alemana

El “mayor exportador” atenta contra sus socios europeos

Pírrica victoria de la economía alemana

Crecimiento al alza, desempleo a la baja: la industria alemana se reactiva. Este resultado parece confortar un modelo económico que se basa en las exportaciones, el estancamiento de los salarios y la desregulación del trabajo. ¿Pero qué garantiza a largo plazo? La aplicación de esta estrategia acentúa peligrosamente los desequilibrios europeos.

por Till van Treeck, octubre de 2010

Los dirigentes alemanes muestran una confianza inquebrantable en la solidez de su economía. Socialdemócratas o conservadores se alegran de haber llevado a cabo, en los últimos diez años, las reformas estructurales que habrían catapultado al país al puesto de “mayor exportador del mundo”, título que le arrebató China en 2009, cuyas exportaciones han superado en valor a las de Alemania.

Sin embargo, la economía alemana sufrió duramente la crisis financiera de 2008 y el consecuente derrumbe del comercio mundial. El Producto Interior Bruto (PIB) cayó un 5% en 2009, mientras que el de los demás países europeos “apenas” se redujo un 3,7%. A pesar de ello, Alemania es siempre considerada un modelo de estabilidad en el seno de la Unión Europea (UE), especialmente en relación con los países periféricos (Portugal, Italia, Grecia, España, Irlanda). Se menciona, por ejemplo, su moderado déficit presupuestario, inferior al 3% del PIB en 2009 (debería rondar (...)

Este artículo está reservado a suscriptores.

Si usted es suscriptor, introduzca sus datos a continuación para continuar con la lectura.


¿Todavía no es suscriptor?

Elija su fórmula de suscripción y cree su cuenta.